Si nacimos para ser felices ¿cómo podemos explicar que diferentes estudios demuestran que el 80% de las personas se sienten miserables o infelices en su trabajo?. Realmente si hay una explicación y más de una, entre ellas que la gestión empresarial bajo la cual están operando actualmente la mayoría de las empresas fue desarrollada en el siglo XIX, las generaciones que nos antecedieron pensaban que la felicidad se encontraba en el éxito, la fama, el poder y el dinero (Hacer para luego tener)

Muchos se han sorprendido con la palabra GEFES, a primera vista piensan que se trata de un error ortográfico y evidentemente no lo es. Es tan inminente la llegada de un nuevo paradigma en la consciencia global sobre el bienestar de las personas que como era de esperarse éste nuevo paradigma no diera tregua en impactar a las empresas, de tal manera que se empiece a desplazar términos y roles tradicionales como el “JEFE”.

¿Quién es un GEFE? Es aquella persona que entre tantas cosas por convicción se permite:

  • Generar Felicidad
  • Gerenciar Felicidad
  • Gestionar Felicidad

Aunque parece un juego de palabras, un GEFE es un llamado a un nuevo liderazgo. Ya mucho se ha dicho y escrito sobre lo que diferencia a un jefe de un líder; se puede ser jefe sin ser líder y se puede ser líder sin ser jefe, sin embargo no se puede ser GEFE sin ser líder. Las competencias de los verdaderos líderes empiezan desde su autogestión y control de sus emociones y allí es donde comienza la labor de un GEFE.

Diferentes estudios han manifestado que las personas no renuncian a sus puestos de trabajo por las empresas sino por sus jefes, la fuerza laboral actual esta pidiendo a gritos líderes empáticos, resilientes, compasivos y a su vez que la cultura de las empresas cuenten con estas características. Es entonces esta la responsabilidad de los nuevos GEFES, poner en el centro de atención a las personas, diseñar e implementar estrategias, productos y servicios para el cliente interno de la organización y darle sostenibilidad a tal punto que se transforme la cultura.

La nueva gestión empresarial, la del siglo XXI ha despertado, hoy hablamos de capitalismo consciente, se ha desplazado el Hacer para tener y se ha enfocado en el SER, para luego hacer y así tener. Y sí, nacimos para ser felices, de eso estamos convencidos, entonces es nuestra labor desarrollarnos como GEFES, como gestores activos del nuevo paradigma y permitir que la gestión empresarial multiplique sus beneficios desde la adecuada gestión de las personas, no como recursos. Las personas y no las utilidades como foco, el bienestar y la felicidad como modelo de negocio y ventaja diferenciadora de las empresas.

Las empresas felices no necesariamente son aquellas que tienen GEFES en todas sus áreas, son aquellas que han visionando la necesidad de un cambio en sus culturas y se han comprometido con su transformación y como punto de partida han comprendido la importancia de contar con un líder que se responsabilice de la sostenibilidad de dichos cambios y han dado la bienvenida a los nuevos GEFES!

Share This