Si hoy fuera Jueves 31 de Diciembre de 2020, y como líder, al hacer un balance de los objetivos logrados y de los que no, podrías identificar de manera clara diversos factores que tuvieron que ver con ello:

Las diferentes estrategias y tácticas que se implementaron, las metas y objetivos que llevaron a la organización a moverse de una manera diferente, las condiciones macroeconómicas que fueron favorables, o por el contrario, las que no jugaron a favor; los cambios en los procesos, y así, seguramente muchas más.

Todo líder ve en el inicio de año la mejor oportunidad para iniciar con una nueva y mejor energía, y a su vez, impregnarla en su equipo de trabajo y lograr que todos “remen” hasta el final con un mismo objetivo y visión compartida; todo en función de lograr las metas y objetivos trazados.

Lo anterior es natural y habitual en cada inicio de año, tanto para las dimensiones organizacionales como para las personales. Entonces, ¿por qué si hoy fuera Jueves 31 de Diciembre de 2020 muchos de esos objetivos no se habrían logrado?.

A partir de diferentes investigaciones se ha comprobado estadísticamente que antes de finalizar Enero, entre el 90 y el 95% de los líderes ya han fallado en gran parte de sus propósitos de 2020 e incluso ya los han dejado de lado.

 

Es seguro!, no es posible predecir lo que devendrá cada siguiente día, semana o mes; pero lo que sí es posible, es “crear” el mejor inicio y sostener e incrementar lo logrado allí durante todo el año, para alcanzar tan anheladas metas. 

Hablar de construir Felicidad Organizacional, Empresas Felices o Bienestar Organizacional, tendrá mucho que ver con esto. Te compartimos a continuación algunos de nuestros aprendizajes, para que tu ejercicio de liderazgo se traduzca en los mejores resultados y el bienestar de tus coequiperos a final de año.

 

 1. Antes que afuera, Adentro!

Como es habitual, toda planeación de inicio de año trae consigo la necesidad de transformar procesos, adquirir o modificar recursos y herramientas, mantener fidelizados a los clientes e implementar nuevas estrategias para conseguir que muchos otros se “conecten” con nuestra propuesta de valor.

En definitiva, un enfoque en los resultados y en lo externo, que si bien es fundamental para lograr dichos resultados, “solo representará un 49 %  en el proceso de tener éxito a fin de año”.

Estamos seguros que gran parte de lo que te va a conducir como líder a un final de año exitoso, es desde el inicio, conectar y generar el mayor valor posible desde adentro.

Se trata de contribuir y construir de la mano de quienes harán posible cada proyecto, de quienes idearán, innovarán y ejecutarán las nuevas estrategias y quienes harán el mejor uso de las herramientas: tus coequiperos.

 

“Toda transformación cultural, estrategia, herramienta o proceso que se desee implementar en una organización, que no pase primero por las personas, no tendrá el éxito esperado”

Así lo asegura Marissa Levin, Cofundadora y CEO de la firma estadounidense Succesful Culture.

 

Esto significa, que la comprendan y la integren, que esté en armonía con lo que valoran y que cumpla un significado especial en lo que hacen día a día, y en sus vidas…. El mayor plus sería, que les inspirara a ser una mejor versión.

 

2. El Momento Cero: La chispa inicial

Piensa por un momento que tienes una única oportunidad, un único momento para “crear” el mejor inicio de año posible, que muy probablemente te conducirá a un 31 de Diciembre de 2020 Feliz y Exitoso.

Este momento tiene el propósito de elevar la energía, inspiración y compromiso de tus coequiperos y organización a un nivel superior.

Tómate un tiempo para aclarar y escribir de manera simple y concreta lo que quieres comunicar, las metas y objetivos que quieres lograr, los cambios que quieres llevar a cabo, los resultados que esperas obtener y las estrategias que tienes planeado emplear.

También debes tener claro lo que esperas de cada una de las personas que componen tu equipo y tu organización, cuál es la contribución que buscas generar con esto, y cómo esto a su vez, tendrá un sentido y significado especial para cada persona en sus roles, en sus vidas, y también para la organización.

Ahora, “construye” y agenda un espacio o experiencia en la que el objetivo principal sea comunicar tus ideas de una manera impactante e inspiradora.

Este será el momento para alinear las expectativas y propósitos individuales que trae cada integrante con esa «visión común y propósitos compartidos”.

Será el momento para que se conecten de verdad y generar en ellos los niveles de energía, emoción e inspiración que estén a la altura de los retos que trae consigo el nuevo año.  

Así lograrás también que las personas se sientan parte de dicho “proyecto” y estén dispuestos a entregar su mejor contribución. 

Para esto deberás ir más allá del común ejercicio catedrático, de reunión o de exposición del direccionamiento estratégico. Será importante que busques hacerlo de una manera que conecte a las personas desde la emoción, que genere una semilla de consciencia y que inspire en ellos respeto y orgullo de estar allí; y principalmente, que aquello cumple un propósito no solo en su rol laboral y sus resultados, sino en sus vidas. 

Haz uso de historias, metáforas, videos y de ejercicios sencillos que reflejen lo que quieres comunicar y lo que deseas lograr en cada integrante. Si no logras conectar a las personas desde el inicio con tu mensaje, demandará mayor energía y recursos hacerlo en el camino.  

 

3. La clave no estará en el «Qué» o el «Cómo», estará en el «Por Qué»

De acuerdo a estudios realizados en diferentes sectores y organizaciones, al día de hoy, es más probable que las personas estén dispuestas a contribuir con todas sus capacidades y que se conecten de una manera genuina con un líder u organización, cuando existe una visión atractiva y retadora, como parte de un Propósito claro de contribuir y de un “Por Qué” inspirador que sea el que “jalone” y direccione la estrategia de la organización. 

 

«Aquellos líderes que logran grandes transformaciones y que generan inspiración en quienes les rodean, son aquellos que están conectados con un Propósito, con un «Por Qué» lo suficientemente fuerte.

Así lo expone Simon Sinek en su postulado del Círculo Dorado.

 

Así que, inicia primero por encontrar y definir ese “Por Qué” inspirador y preséntalo como la introducción o apertura del encuentro que vas a proponer. Desde allí seguro, lograrás la tan anhelada atención, apertura y disposición de sus coequiperos. 

Invita a que cada líder, cada área e incluso cada integrante de la organización encuentre también un “Por Qué” y un Propósito para este año, será lo que les proporcionará la energía para avanzar a través de los retos y situaciones que se presenten cada día. 

Procura que todo proyecto, meta y estrategia esté soportado siempre por un “Por Qué” lo suficientemente inspirador, que lleve a cada persona a querer contribuir con él. 

 

4. Para que la llama se mantenga viva, hay que cuidarla y “alimentarla” cada día

El Momento Cero será el iniciador, el que elevará la energía de las personas y de la organización en pro de la visión y estrategia compartidas.

Esta energía será suficiente para avanzar los primeros “kilómetros” del camino, para convocar y unir a cada integrante alrededor del propósito que se quiere lograr; pero esta no es infinita, y al igual que la motivación en las personas, disminuye drásticamente a medida que se avanza y que el entorno ya no es el más propicio para “sostener esta energía”.

Esto se presenta principalmente a raíz de momentos de cambios o de crisis, o cuando los resultados no se dan como se esperaba. De igual manera, cuando las personas experimentan dificultades en su vida personal o laboral y cuando la rutina se apodera de ellas. 

La clave para llegar al 31 de Diciembre de 2020 de manera exitosa y feliz, estará en «cuidar que esa llama no se apague y en alimentarla con nuevos leños una vez que los anteriores hayan cumplido su propósito; en definitiva, avivarla cada día»

Y esto se logra, a partir de cada actividad, acción o hábito que se establezca y viva, alrededor de la estrategia u objetivo esperados. 

Lo que busca resaltar la metáfora es que será determinante sostener esa nueva energía adquirida, que aunque no es tan difícil, sí requiere de mucho apertura, compromiso y disciplina en el día a día tanto del líder como de cada integrante de la organización. Es aquí principalmente, en donde la mayoría de líderes y organizaciones fallan.

 

5. HOME: Haz que tus Estrategias, Metas y Objetivos se vivan día a día y se conviertan en Hábitos

“Queremos que las personas no solo se sepan de memoria la política, valores y principios de la compañía, sino que también lo vivan”, “queremos que las personas se disfruten lo que hacen y no se estresen por la exigencia en resultados”, “queremos lograr que todas las personas se pongan la camiseta y tengan sentido de pertenencia”, «queremos que las personas se sientan felices en la empresa y valoren los beneficios que les ofrecemos».

Son algunas de las conversaciones y requerimientos que constantemente escuchamos de parte de líderes, cuando sostenemos nuestras mentorías y conversaciones iniciales de acercamiento.

Uno de nuestros principales diferenciadores en Empresas Felices es que además de posibilitar experiencias memorables, como el Momento Cero, empleamos nuestra metodología Lean Happiness para llevar cada objetivo y estrategia a acciones concretas, planeadas e intencionadas; y de esta manera, lograr que sea algo sostenible en el tiempo.

Para esto específicamente hacemos uso de HOME (Hábitos, Objetivos, Metas y Estrategias), una de las herramientas de nuestra metodología, que tiene como propósito enseñar a los líderes y a las organizaciones a “desarrollar” capacidades y hábitos alrededor de una estrategia, meta o incluso, “problema” o necesidad. Es la clave para VIVIR la estrategia.

 

«La estrategia debe ser un «elemento vivo» en la organización y el liderazgo«

 

Por ejemplo, si tu objetivo es construir confianza entre tus líderes y/o coequiperos y que tengan una mejor relación y conexión entre ellos, lo último en lo que deberías pensar es en comunicarles de manera tradicional tu propósito, o indicarles que lo deben asumir, e incluso; buscar “capacitarlos” en el tema. Lo más importante será llevarlos a que lo vivan en su día a día.  

Podrías aprovechar tus reuniones de grupos primarios, e iniciar con unos minutos de conversaciones desde lo personal: 

Cuál fue el momento más importante de la semana, qué los hizo sentir más vivos y felices, qué los hizo perder la tranquilidad o el control, por qué se sienten agradecidos y cuál es su principal motivación para esa semana/mes. 

Seguro esto, mostrará realmente las persona que hay detrás del rol profesional y estrechará lazos entre cada uno de los integrantes del equipo. 

Si tienes otros propósitos como, por ejemplo, lograr mejor conexión y comunicación entre las personas, hacer que se empoderen de su rol o que disfruten lo que hacen en su trabajo y su vida; puedes generar espacios de conexión diferentes, tranquilos e informales, que apunten a generar consciencia, bienestar, empoderamiento y valor:

  • Proponga encuentros semanales alrededor de la mesa, conversatorios en los que cada persona aporte algo de valor.
  • Espacios en los que como líder comparta herramientas y estrategias que pueden facilitar la labor de las personas y su vida personal. Si vio un documental interesante o leyó un libro que le encantó, comparta los aprendizajes en una sencilla charla.
  • Genere espacios de empoderamiento de vida: enséñeles a hacer yoga, a meditar y tener momentos de presencia plena (mindfulness), haga que las personas practiquen y se conecten con la gratitud.
  • Comparta estrategias para ser más productivos, para ser más inteligentes emocionalmente o «practique» con ellos cada semana un hábito de vida saludable.

Los mejores líderes, aquellos que requiere la sociedad de hoy, son aquellos que han perdido el miedo a empoderar a sus coequiperos y son quienes procuran que ellos sean mejores personas, no solo para su labor sino para cada dimensión de sus vidas”. Este es verdadero GEFE – Gestor de Felicidad. 

 

6. En momentos de «tempestad» el fuego podrá apagarse con mayor facilidad

Imagina que tú y un grupo de amigos se fueron de camping el anterior fin de semana con el deseo de tener una aventura y experiencia memorables. 

Debido a dificultades con el vehículo en el que viajaban, no logran llegar al lugar que habían planeado, por lo que deben acampar en el camino, en medio de la nada y sin un lugar donde resguardarse. 

Ante la llegada de la noche y el temor de ser atacados por posibles depredadores, encienden con gran dificultad un fuego cerca de la tienda que armaron y eligen turnarse para cuidar de él. 

En ese momento, ese fuego se convierte en lo más valioso que tienen; pero el cansancio, la lluvia que amenaza constantemente y la falta de recursos (leños) para mantenerlo encendido, son sus mayores retos. 

Será crucial entonces, que cada persona se comprometa y que se empleen todos los recursos posibles para mantener el fuego encendido durante toda la noche. 

La organización y la vida no son diferentes, hasta la mejor energía, disposición y motivación en las personas pueden decaer ante las dificultades y las diferentes situaciones que se presentan en los entornos laborales: 

Los constantes cambios, los resultados no alcanzados y las exigencias, e incluso ante el comportamiento de un Jefe (que no es un GEFE).

Un momento de cambio importante que se deba afrontar, una crisis que genere incertidumbre, unas metas exigentes y que parecieran imposibles y hasta el lanzamiento de una nueva estrategia, son situaciones que requerirán de mayor energía y recursos. 

Sería la oportunidad entonces para elevar la energía y «emocionalidad» de las personas al nivel de ese reto que se presenta; y principalmente, de lograr que esta se mantenga en el tiempo a través de las acciones y actividades que realiza de manera periódica, manera planeada e intencionada, alrededor de la estrategia.

Procura crear estrategias, experiencias y hábitos, como se explica en los puntos anteriores, que estén a la altura del reto presentado. Será clave reconocer que ante estas situaciones debemos comprometernos y poner a disposición todos los recursos y energía necesarios. 

 

7. Si permanece quieto se puede «oxidar»: innove

Uno de los mayores errores que observamos en las organizaciones, es cuando consideran que la innovación solo debe hacerse a los productos, a los procesos productivos o a las estrategias de marketing, comunicación y ventas.

La innovación debe pensarse también de cara a las personas y a los planes y estrategias que están enfocados en ellos; como por ejemplo, en los Programas de Bienestar y en los Planes de Formación y Desarrollo. De esto hablaremos en próximas entregas.

Puedes construir las mejores estrategias, programas y hábitos organizacionales, pero si no innovas alrededor de ellos, se volverán obsoletos.

Como ya lo mencionamos anteriormente, la motivación y felicidad de las personas es dinámica y cambiante. Lo que un día le generó bienestar o le generó alegría, ya hoy hace parte del día a día.

Piensa en cuando compraste ese carro, casa o dispositivo que tanto querías; o cuando lograste eso por lo que tanto trabajaste: un título universitario, un ascenso o un reconocimiento.

Días o semanas después eso pasó a ser parte de tu vida rutinaria y ya no tiene el mismo sentido o valor emocional que antes. Pasa con tus relaciones, con tus logros y con la vida en general; es algo natural en nuestro proceso de Ser Humanos.

Por tanto, cada estrategia, actividad o hábito que construyas para mantener la energía de la organización, debe transformarse con el tiempo. 

No quiere decir que debas cambiar los planes o estrategias en sí mismos, pero lo que si puedes hacer es darles un significado diferente, innovar alrededor de ellos y generar mayor valor.

Si elegiste sostener semanalmente un espacio en el que cada líder le comparta a los demás integrantes un aprendizaje producto de un libro que leyó o un documental que vio, en el siguiente mes o trimestre, haz un “concurso” en el que por equipos se idee una nueva estrategia o una acción aplicable a la compañía, producto de estos aprendizajes.

El juego, la “coopetencia” y el sentirse parte de algo, además, hará que las personas se comprometan de una mejor manera.

Piensa que cada estrategia, meta o resultado que esperas, representa un nivel específico de energía; lo más normal, es que quienes las ejecutan y hacen parte de ello, deban estar como mínimo, a ese mismo nivel.

Ahora, ten presente que en entornos tan cambiantes y dinámicos como los actuales, esa energía puede decrecer drásticamente; y será necesario sostenerla a través de los hábitos que “construyen” en conjunto cada día.

De esta manera, finalmente, uno de los mayores aprendizajes que observarías si hoy fuera “Jueves 31 de Diciembre de 2020”, es que los objetivos, metas y estrategias que como líder trazaste fueron muy importantes;

pero lo fue más aún, lograr que estos se convirtieran en los objetivos, metas y estrategias en común de los integrantes de tu equipo de trabajo y organización.

Además, que esto solo fue posible lograrlo llevándolos a ellos a la altura de tu planteamiento estratégico para el año (elevar su nivel de consciencia, energía y emoción) y hacer que este “se respirara día a día”, que fuera su hábito diario.

Nuestro Propósito en Empresas Felices es contribuir a que las organizaciones se conviertan en esos lugares a donde las personas siempre quieran ir, que sean lugares en los que se construyan las mejores relaciones de valor y en los que cada persona se sienta lo suficientemente empoderada de su vida; y así mismo, inspirada, para entregar su mejor contribución.

En definitiva, que las empresas sean lugares en los que las personas seamos mejores y más Felices cada día.

Al ser representantes de la Felicidad Organizacional, nos comprometemos a que cada experiencia e interacción que proponemos, sean transformadores y creadores de Cultura alrededor del Liderazgo, el Bienestar y la Felicidad; y que finalmente contribuyan a la construcción de Empresas Felices.

¿Quieres saber con mayor detalle cómo llevar estas estrategias a la realidad específica de tu organización?  

Pónte en contacto con nosotros, nos sentiremos muy Felices de servirte. 

Share This

Share This

Share this post with your friends!